FELIZ DIA … NUESTRO DIA
06 de junio 2012


Luis Llevilao
PERIODISTA
DIRECTOR EDITORIAL
www.esquelinfo.com.ar

 

Paso con la Gaceta Mercantil.
Con todos y cada uno de los golpes de Estado.
En la última dictadura quedaron casi un centenar de colegas muertos por pensar y decir lo que pensaba.
Después se vinieron épocas en donde debíamos discutir el famoso tema de la objetividad, hasta que algunos colegas más brillantes zanjaron con una frase el debate. Muchas veces tenemos que ahorrar palabras para que entren en la “caja” que nos dieron para escribir. Tantas líneas a tantos espacios con tal letra.
La frase decía “Cuando los objetos escriban, podrá haber un periodismo OBJETIVO en tanto lo hagan los sujetos… será subjetivo”
Y en esta subjetividad que cada uno tiene le queda solo en pedacito de veracidad… y creo que es eso lo que debemos hacer. Aunque más no sea para ser fieles a nuestro pensamiento.
También hubo un tiempo en donde nos pedían ser fiscales y muchos colegas de la creyeron… con la muerte de José Luis Cabeza muchos creyeron que lo eran. Para aquellos que no sepan o no se acuerden o lo hayan olvidado… José Luis Cabezas fue un fotógrafo que saco un foto a Alfredo Yabran y por ello lo mandaron a “darle un susto” . Ese susto fue un secuestro, una golpiza, varios tiros en el cuerpo y en la cabeza, la inmovilización de sus manos al volante de su auto y el incendio del mismo. Una muerte atroz, aberrante, de la cual no tenemos nunca que olvidarnos.
Y después, en los otros 7 de junio por venir, llegaron con algunas frases hechas, siempre te salvan para llenar huecos o parecer inteligente.

En esta ciudad, mi querida ciudad, Esquel, Chubut, Patagonia Argentina, hoy conmemoramos un día del periodista con un sindicato de prensa que debió esperar 53 años para ser refundado.
Debió ser echado a punta de pistola un periodista de Esquel, Osvaldo Bayer, por los poderosos de turno para que desde entonces hasta hoy no se conformara una institución que nos representara.
Mi recordación a ese periodista. OSVALDO BAYER.
Mi certeza de que no tenemos que tener un pensamiento hegemónico para ser íntegros y saber, a ciencia cierta, que pocas cosas te pueden juzgar en forma inapelable.
La verdad, la mirada de tus hijos, tu propia conciencia.

Feliz día a mi colegas


Volver