MENNA PRESENTÓ UN PROYECTO DE LEY PARA QUITAR RETENCIONES A LA EXPORTACIÓN DE CUERO CRUDO Y FAVORECER LA COMPETITIVIDAD DEL SECTOR GANADERO

 

La propuesta fue presentada este martes en el Congreso de la Nación por el diputado nacional y precandidato a gobernador de Chubut, con acompañamiento de otros legisladores. La medida recoge un reclamo del sector ganadero, en particular de la Patagonia. Y está en sintonía con su plan de favorecer la creación de empleos en la provincia.

 

 

En sintonía con el plan para generar incentivos al sector productivo de la provincia, el diputado nacional y precandidato a gobernador del Chubut, Gustavo Menna, presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para quitar las retenciones a las exportaciones de cuero crudo, beneficiando así a un sector dinámico de la Patagonia vinculado con la producción ovina y bovina.
El proyecto fue presentado este martes y Menna contó con el acompañamiento en la elevación de sus colegas diputados Gonzalo Del Cerro (UCR-Santa Fe), Lorena Matzen (UCR-Río Negro) y Nadia Ricci (UCR-Santa Cruz).
“La derogación de este derecho de exportación no solamente se condice con el fortalecimiento de una política exportadora, sino que además recoge un reclamo reiterado del sector ganadero, y contempla las necesidades y demandas de las economías regionales. En particular, del sector ganadero de la Patagonia”, dijo Menna en el proyecto, que recoge un reclamo sostenido de las Sociedades Rurales del Chubut.
En este marco, Menna fundamentó en su proyecto de ley que “la exportación de cuero crudo se encuentra gravada desde 1992 por un derecho de exportación creado mediante la Resolución 537/92 del entonces Ministerio de Economía, Obras y Servicios Públicos, que estableció un régimen de protección a la industria curtidora”.
“En la actualidad, en la Argentina se faenan entre 3,5 millones y 4 millones de ovinos. La industria curtidora utiliza una cifra cercana al millón de cueros al año. Adicionalmente se exporta a China y otros países una cifra que ronda los 500.000 cueros secos. Otros 200.000 son destinados al sector de artesanía nacional”, enumeró Menna.
De forma complementaria, añadió, “la faena de ganado bovino superó los 18 millones de ejemplares, en tanto que la demanda de cueros en el país no alcanzó los 9 millones”, y dijo que “en ambos casos, el excedente no tiene mercado y los cueros son desechados o quemados”.
El dirigente radical puso en valor que desde el comienzo del actual Gobierno Nacional, “se ha trabajado en políticas que posibiliten la apertura de nuevos mercados y la exportación”.
“Pero sin embargo -enfatizó Menna- no se produjo variación alguna sobre la exportación de cueros no curtidos”, pese a que en este caso, “con una retención que varía entre el 5 y el 20%, resulta virtualmente imposible vender cueros no curtidos al exterior”.
Agregó que “a este obstáculo de orden tributario, se le adiciona como inconveniente la baja demanda por la utilización de sustitutos”.
El diputado nacional sostuvo, en este sentido, que “el cuadro de situación ha dado lugar a un precio de comercialización en el mercado interno muy bajo, debido a una oferta que supera ampliamente la demanda ante la imposibilidad de exportar”.
Empleo y divisas
Por eso, la iniciativa apunta a “crear las condiciones para que los frigoríficos y el mercado de la carne en general puedan colocar este subproducto en los mercados internacionales”, ya que esta acción “incidiría y mejoraría el precio que recibe el productor ganadero, daría empleo adicional a muchas barracas y acopiadores nacionales, generaría divisas y evitaría el impacto ambiental que hoy significa la quema de cueros”.
Ante ello, fundamentó, “resulta procedente que el Congreso de la Nación reasuma la potestad en materia tributaria para disponer la eliminación del derecho de exportación mencionado”.

Volver