DE LAS SITUACIONES DE CRISIS SE SALE CON PROPUESTAS SERIAS, NO CON DEMAGOGIA

Los únicos responsables de la crisis en la que se encuentra nuestra provincia son los que durante dieciséis años condujeron los destinos de Chubut, quienes la administraron irresponsablemente y elevaron los niveles de endeudamiento comprometiendo nuestros recursos con fines que desconocemos, llevándonos a una asfixia terminal de la que hoy el Gobierno Provincial parece no saber cómo salir.
A base de mentiras, se dedicaron a ocultar información y maquillar la gravísima situación por la que transitaban las cuentas públicas y mienten para dar continuidad a un gobierno que improvisa porque no tiene un plan serio para sanear la situación.
El caminar con los ojos vendados, se refleja en la Ley de Presupuesto Provincial, en la que se expone un déficit de 12.000 millones de pesos, y que hoy a dos semanas de haberse sancionado, sólo con el voto del oficialismo, dice el propio Ejecutivo que el déficit es de 37.000 millones de pesos.
No permitieron realizar un análisis profundo sobre las causas que produjeron tamaño déficit y aprobaron una ley, que a luz de las “medidas” anunciadas hoy, es inconsistente y obsoleta.
Sumado al presupuesto, se aprobó también la Ley de Obligaciones Tributarias y el Código Fiscal, en el que se establecen los tributos provinciales sobre las distintas actividades. Ahora, sostenido bajo un concepto vacío y propio de un relato demagógico, pretenden un nuevo incremento que impacta de lleno en el sector productivo con subas de diversas alícuotas, tasa vial, suba al impuesto inmobiliario rural y la suba de tasas pesqueras, entre otras.  Las consecuencias gravosas se suman a las ya producidas por la Ley de Solidaridad impulsada por el Gobierno Nacional, sobre las que el Gobernador no se ha pronunciado y no ha encabezado ningún tipo de reclamo por los perjuicios que esas medidas de ajuste producen sobre las economías regionales y que oportunamente desde la oposición hemos señalado y realizado los reclamos pertinentes.
En el video difundido en el día de hoy por la mañana, el Gobernador hace referencia a que “durante demasiado tiempo se tomaron endeudamientos mal planeados, para obras que no se concretaron o para cubrir una mala administración”. En este orden de ideas cabría entonces preguntar, ¿cuáles fueron los verdaderos destinos de los fondos de los reiterados endeudamientos? ¿Quiénes fueron los responsables del no cumplimiento de las obras públicas para las que se tomaron? ¿Cuál es el posicionamiento del gobierno en función de la trama de corrupción íntimamente vinculada con la situación actual de las finanzas chubutenses? ¿Cómo se va a recuperar lo que se robó durante la gestión de gobiernos peronistas y que hoy da continuidad este gobierno? También es importante recordar la pertenencia del actual gobernador a las filas políticas de los que llevaron adelante aquella “mala administración” y que, por lo tanto, no puede actuar sin responsabilidad al respecto.
Es también importante señalar que durante la gestión del ex Presidente Mauricio Macri, la Coparticipación Federal que recibió nuestra provincia llegó a niveles record y que, como muchos economistas han señalado, el problema nunca ha sido de ingresos sino de crecimiento desmedido de gastos.
El reperfilamiento de la deuda pública tendrá que darse también de la mano de serias explicaciones sobre los destinos de los bonos de endeudamiento colocados en las gestiones de Mario Das Neves, de Martín Buzzi y en la gestión de la que el actual gobernador cumplió funciones como Vicegobernador. Sería interesante conocer qué sucedió con la construcción de los Centros de Encuentro proyectados para toda la provincia, o que impidió que se concreten los hospitales de alta complejidad de Comodoro Rivadavia y Trelew y, en definitiva, qué sucedió con todos los planes de obra pública e infraestructura para toda la provincia que tenían como destino los fondos obtenidos por tales bonos.
Las únicas medidas anunciadas centran el foco del ajuste sobre los empleados públicos, quienes vienen padeciendo los efectos de los errores políticos de un gobierno sin rumbo. En contraste, el gasto de la política no parece verse afectado, pues nada se dijo sobre viáticos, alquiler de aviones, combustible, alquiler de inmuebles, uso de vehículos oficiales, reintegro de gastos, gastos de representación, entre otros tantos que quedan fuera de cualquier medida de ajuste o de “gesto en medio de la crisis”.
Resulta importante recordar que el mismo Gobernador quien ahora exige “solidaridad” y “gestos” es el que, en medio de una gran crisis social con graves incidentes producidos por manifestaciones encabezadas por los gremios estatales a causa de los incumplimientos constantes, enviaba al Legislativo un proyecto a través del cual pretendía el aumento de los sueldos de toda la planta política de la provincia. El mismo gobernador que hizo dos intentos por ligar su sueldo al del Procurador General, hoy viene a decirnos que no va a percibir su salario por 180 días. Esta es una clara demostración de cinismo y demagogia, que más allá de la cuestionable coherencia de este “gesto”, esos sueldos no percibidos no solucionarán el déficit de ¿12.000 millones? o de ¿37.000 millones? Nos quedan dudas aún sobre la cuantía, pero que resulta insignificante en la comparativa.
Esperábamos autocritica y un plan serio, recibimos mentiras y un discurso populista y altamente demagógico. Estamos siendo testigos de nada más que una cortina de humo que no pone sobre la mesa los verdaderos problemas de Chubut, una estructura estatal que no hace más que crecer y los anuncios vacíos que este gobierno realiza no hacen más que ponernos constantemente al borde del estallido social.

 

Volver