INAUGURAN PLANTA DE PRODUCCIÓN DE PELLETS Y LABORATORIO DE EVALUACIÓN DE BIOMASA EN BARILOCHE

Permitirá obtener combustible a partir de residuos de la industria forestal y brindará información para la gestión sustentable del recurso con fines energéticos.

 

Abrió sus puertas la Planta Experimental de Pelletizado y el Laboratorio de Evaluación de Biomasa en la Delegación Río Negro del Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP), ubicada en San Carlos de Bariloche. En su fase inicial, las instalaciones serán destinadas a la fabricación en baja escala de cápsulas de aglomerado (o Pellets) y al ensayo con distintos tipos de madera para la generación de combustibles de origen biológico.
La planta y el laboratorio son los primeros de su tipo en la región sur del país, con el objetivo de analizar de manera integral la biomasa local como fuente de energía. Su adquisición, desarrollo conceptual y montaje fue posible gracias al aporte de $1.500.000 realizado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, que destina anualmente una partida de más de 20 millones de pesos al funcionamiento del CIEFAP, en calidad de Miembro Promotor del organismo.
Durante la inauguración estuvieron presentes el secretario de Gobierno de la Nación, Lino Barañao, los ministros provinciales Agustín Domingo (Economía) y Alberto Diomedi (Agricultura, Ganadería y Pesca), el secretario provincial de Ciencia, Tecnología y Desarrollo Productivo, Hugo Josserme, el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, el titular de la Unidad de Coordinación General de la Secretaría de Gobierno, Alejandro Mentaberry, y el director del CIEFAP, José Lencinas, junto con otras autoridades y representantes de los sectores maderero e industrial.
En su intervención, Barañao expresó: “Para que la inversión en Ciencia y Tecnología tenga efectos positivos en la calidad de vida de la gente hay que instalar vasos comunicantes, como esta planta y laboratorio, los cuales no sólo favorecerán la generación de energía de una manera más eficiente, sino que también impulsarán la creación de puestos de trabajo”.

 

A su vez, Domingo puntualizó: “Este proyecto es de suma importancia para nuestra Provincia, ya que permitirá transferir los resultados de la investigación al sector productivo. A la vez, favorecerá la reducción de los residuos de biomasa, los cuales pueden suponer peligro de incendio, y se suma a los esfuerzos por dinamizar la economía rionegrina”.
Por su parte, Diomedi señaló: “Lo interesante de este proyecto es la cantidad de instituciones que prestaron su apoyo y se articularon para llegar a soluciones concretas en cuestiones tan importantes como las que esta planta experimental permitirá atender”.
A su turno, Lencinas dijo: “Está iniciativa asume un compromiso muy fuerte con la industria forestal, de la mano del conocimiento científico. Esperamos, a través de la producción de pellets, obtener información de relevancia que luego transferiremos al sector privado para optimizar el uso de biomasa con fines energéticos”.
Más adelante, Gennuso señaló: “Me alegra que emprendamos nuevas utopías, en este caso para mejorar el abastecimiento de combustibles y la gestión de residuos forestales”.
La planta producirá pellets a partir de biomasa forestal de Patagonia, con altos estándares de calidad. Además, permitirá comprobar la eficiencia energética de aquellos que actualmente son comercializados para estufas domiciliarias, con el fin de disminuir costos y brindar seguridad sobre el uso de este biocombustible.
Las capacidades instaladas serán empleadas para ensayos de producción de pellets mediante la utilización de biomasa local, optimizar el proceso de manufactura de acuerdo con las especies ensayadas, llevar a cabo estudios de caracterización de la biomasa base y los biocombustibles elaborados, y el desarrollo de nuevos productos, como ser los “pellets de origen patagónico”.
Se espera obtener información de relevancia sobre el proceso constructivo de las cápsulas de aglomerado con madera autóctona, utilizando residuos de aserraderos y carpinterías del área, así como la transferencia de conocimiento a empresas privadas. Asimismo, el CIEFAP continuará trabajando en colaboración con el Subcomité de Biocombustibles Sólidos del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) para acreditar la calidad de los pellets, y en alianza con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) buscará avanzar en la certificación del Laboratorio de Biomasa y la caracterización de biocombustibles.
En el marco de su visita a la Provincia, Barañao se trasladó hasta el Instituto Balseiro donde se reunió con las autoridades y felicitó personalmente a la doctora Karen Hallberg tras haber ganado el Premio Internacional L'Oréal-Unesco de la región América Latina "Por las mujeres en la ciencia".

Sobre el Pellet
El mercado de calefacción domiciliario, tanto urbano como rural, requiere combustibles de mayor densidad energética y fácil manipulación, por lo que el pellet se convierte en el biocombustible sólido con mayor potencialidad para sustituir al gas envasado, a la vez que favorece la utilización de equipos de menor potencia que aquellos que utilizan astillas o chips.
El pellet es un producto obtenido a partir del compactado y densificado de aserrín y partículas de madera, que se utiliza para la calefacción en zonas frías donde la disposición de la biomasa es relativamente accesible.
Se trata de una fuente de calefacción renovable de origen local, que emplea mano de obra directa e indirecta y revaloriza residuos forestales y de aserraderos. También es un combustible alternativo de menor costo frente a los de orígen fósil, como el gas envasado o fuel oil, y posee una calcinación limpia con bajas emisiones.

 

 

Volver