REALIZADO POR ALUMNOS DE LA ESCUELA Nº 17 DE TECKA, EDUCACIÓN DISTRIBUYE EL LIBRO MAPUCHE LAWEN

 

La publicación es resultado de un proyecto que nació en 2015 tras la presentación en una Feria de Ciencias; los impulsores de este libro que está llegando a todas las escuelas son alumnos de la modalidad Educación para Jóvenes y Adultos y su docente, Mariana Rodríguez Albertani.


Editado por el Ministerio de Educación del Chubut y realizado por 14 estudiantes de Educación para Jóvenes y Adultos (EPJA) de la Escuela Nº 17, de Tecka, comenzó a distribuirse en los establecimientos educativos el libro Mapuche Lawen.
La publicación, que es una edición especial de la Serie Voces que se distribuye regularmente a través de la Modalidad de Realizado por alumnos de la Escuela Nº 17 de Tecka, Educación distribuye el libro

Mapuche Lawen
La publicación es resultado de un proyecto que nació en 2015 tras la presentación en una Feria de Ciencias; los impulsores de este libro que está llegando a todas las escuelas son alumnos de la modalidad Educación para Jóvenes y Adultos y su docente, Mariana Rodríguez Albertani.
Editado por el Ministerio de Educación del Chubut y realizado por 14 estudiantes de Educación para Jóvenes y Adultos (EPJA) de la Escuela Nº 17, de Tecka, comenzó a distribuirse en los establecimientos educativos el libro Mapuche Lawen.
La publicación, que es una edición especial de la Serie Voces que se distribuye regularmente a través de la Modalidad de Educación Intercultural y Bilingüe (EIB), documenta taxonómicamente las especies vegetales de uso  medicinal y alimenticio que se utilizan en la zona cordillerana y recupera los conocimientos sobre las formas ancestrales de curar que aún se mantienen vigentes en las comunidades originarias de esa zona.

 


El proyecto tuvo como punto de partida la presentación de un proyecto áulico en una edición de la Feria de Ciencias y desde allí continuó creciendo hasta convertirse en este proyecto editorial que hoy está llegando a las escuelas.
La idea fue impulsada por la docente Mariana Rodríguez Albertani quien desde el aula alentó a los estudiantes a llevar adelante el proyecto de investigación que contó con el asesoramiento lingüístico del kimeltuchefe Diego Llancaqueo.
Durante el proceso de recolección y sistematización de la información los alumnos aplicaron lectura, escritura, numeración, medida, dibujo y práctica de gastronomía.

Elaboración del libro
La publicación cuenta con aportes de fotografías e ilustraciones  de las escuelas Nº 106 de Alto Río Senguer; 114, de Lago Rosario; 208, de Sierra Colorada y 708, de Esquel así como con un importante número de colaboradores.
El contenido comprende las 33  fichas etonobotánicas, la ficha de la piedra del guanaco —única medicina de origen no vegetal incluida por su amplia difusión— y algunas recetas saludables.
“Todo comenzó en 2015 por la insistencia de una docente amiga, Patricia Bravo, para que participáramos en la Feria de Ciencias. Lo hice con los estudiantes de EPJA porque sentía el compromiso de darle sentido al hecho de que adultos de la comunidad tomaron la decisión de ir a la escuela y esta idea me permitía conjugar los saberes que ellos tienen y sus experiencias, con los contenidos del diseño”, dijo la docente.
A través de la presentación en la Feria de Ciencias el proyecto fue creciendo y a partir de sugerencias de los distintos jurados que lo conocieron, los estudiantes les fueron incorporando más información como, por ejemplo, con imágenes y proporciones para las infusiones.
Investigación
“Conversamos sobre hierbas para la salud, como se curaban antiguamente en el campo y por qué no corre eso ahora. El proyecto estuvo orientado desde el inicio en la salud: qué tengo que hacer yo para sentirme bien y qué puedo hacer si me siento mal y desde ahí iniciamos la investigación para ver con qué plantas contábamos en nuestra zona y qué uso medicinal tenía cada una”, recordó la docente.
Entre las actividades propuestas durante el largo proceso de investigación y desarrollo del proyecto, los estudiantes salieron al terreno a identificar plantas, las dibujaron, fotografiaron, hicieron un herbario, leyeron libros sobre plantas y sus facultades y descubrieron que muchas  no figuran en los libros que consultaban. “Hicimos comida con la ortiga y preparamos remedios caseros de uso externo, pedimos socorro cuando apareció la piedra de guanaco y un estudiante de 708 pudo dar respuesta a nuestras inquietudes. Fue un trabajo muy intenso”, dijo.
Para las estudiantes, observar el trabajo final y participar en la entrega de la publicación representó un momento muy emotivo. “Sobre todo porque podían mostrarles a sus nietos algo que hicieron ellas y que les generó asombro, orgullo y emoción”, sostuvo la docente.

Distribución en escuelas
Desde la Coordinación de EIB, a cargo de Isabel Álvarez, se informó que el libro comenzó a ser distribuido en todas las escuelas de la provincia.
Desde la Escuela Nº 57, de Trevelin, agradecieron “el envío de este útil y valioso material con aportes para toda la comunidad educativa relacionados al cuidado de la salud aportando información valiosa sobre plantas que encontramos en nuestros patios y entorno cercano. Desde ya quedamos muy agradecidos por el material enviado y felicitamos la iniciativa".  
La Escuela Nº 307, de Sarmiento, por su parte, hizo llegar un mensaje donde se lee “agradecemos infinitamente la posibilidad de compartir este hermoso ejemplar y felicitamos a la Escuela Nº 17 de adultos”.
“Hemos recibido el libro Voces N° 8 - Mapuche Lawen. Les agradecemos esta hermosa obra y los felicitamos por el trabajo, su valor cultural y la reivindicación para tantas personas”, señalan desde el ISET Nº 815, de Esquel. 
Educación Intercultural y Bilingüe (EIB), documenta taxonómicamente las especies vegetales de uso  medicinal y alimenticio que se utilizan en la zona cordillerana y recupera los conocimientos sobre las formas ancestrales de curar que aún se mantienen vigentes en las comunidades originarias de esa zona.
El proyecto tuvo como punto de partida la presentación de un proyecto áulico en una edición de la Feria de Ciencias y desde allí continuó creciendo hasta convertirse en este proyecto editorial que hoy está llegando a las escuelas.
La idea fue impulsada por la docente Mariana Rodríguez Albertani quien desde el aula alentó a los estudiantes a llevar adelante el proyecto de investigación que contó con el asesoramiento lingüístico del kimeltuchefe Diego Llancaqueo.
Durante el proceso de recolección y sistematización de la información los alumnos aplicaron lectura, escritura, numeración, medida, dibujo y práctica de gastronomía.

Elaboración del libro
La publicación cuenta con aportes de fotografías e ilustraciones  de las escuelas Nº 106 de Alto Río Senguer; 114, de Lago Rosario; 208, de Sierra Colorada y 708, de Esquel así como con un importante número de colaboradores.
El contenido comprende las 33  fichas etonobotánicas, la ficha de la piedra del guanaco —única medicina de origen no vegetal incluida por su amplia difusión— y algunas recetas saludables.
“Todo comenzó en 2015 por la insistencia de una docente amiga, Patricia Bravo, para que participáramos en la Feria de Ciencias. Lo hice con los estudiantes de EPJA porque sentía el compromiso de darle sentido al hecho de que adultos de la comunidad tomaron la decisión de ir a la escuela y esta idea me permitía conjugar los saberes que ellos tienen y sus experiencias, con los contenidos del diseño”, dijo la docente.
A través de la presentación en la Feria de Ciencias el proyecto fue creciendo y a partir de sugerencias de los distintos jurados que lo conocieron, los estudiantes les fueron incorporando más información como, por ejemplo, con imágenes y proporciones para las infusiones.

Investigación
“Conversamos sobre hierbas para la salud, como se curaban antiguamente en el campo y por qué no corre eso ahora. El proyecto estuvo orientado desde el inicio en la salud: qué tengo que hacer yo para sentirme bien y qué puedo hacer si me siento mal y desde ahí iniciamos la investigación para ver con qué plantas contábamos en nuestra zona y qué uso medicinal tenía cada una”, recordó la docente.
Entre las actividades propuestas durante el largo proceso de investigación y desarrollo del proyecto, los estudiantes salieron al terreno a identificar plantas, las dibujaron, fotografiaron, hicieron un herbario, leyeron libros sobre plantas y sus facultades y descubrieron que muchas  no figuran en los libros que consultaban. “Hicimos comida con la ortiga y preparamos remedios caseros de uso externo, pedimos socorro cuando apareció la piedra de guanaco y un estudiante de 708 pudo dar respuesta a nuestras inquietudes. Fue un trabajo muy intenso”, dijo.
Para las estudiantes, observar el trabajo final y participar en la entrega de la publicación representó un momento muy emotivo. “Sobre todo porque podían mostrarles a sus nietos algo que hicieron ellas y que les generó asombro, orgullo y emoción”, sostuvo la docente.


Distribución en escuelas
Desde la Coordinación de EIB, a cargo de Isabel Álvarez, se informó que el libro comenzó a ser distribuido en todas las escuelas de la provincia.
Desde la Escuela Nº 57, de Trevelin, agradecieron “el envío de este útil y valioso material con aportes para toda la comunidad educativa relacionados al cuidado de la salud aportando información valiosa sobre plantas que encontramos en nuestros patios y entorno cercano. Desde ya quedamos muy agradecidos por el material enviado y felicitamos la iniciativa".  
La Escuela Nº 307, de Sarmiento, por su parte, hizo llegar un mensaje donde se lee “agradecemos infinitamente la posibilidad de compartir este hermoso ejemplar y felicitamos a la Escuela Nº 17 de adultos”.
“Hemos recibido el libro Voces N° 8 - Mapuche Lawen. Les agradecemos esta hermosa obra y los felicitamos por el trabajo, su valor cultural y la reivindicación para tantas personas”, señalan desde el ISET Nº 815, de Esquel. 

Volver