LA CGT CORDILLERA Y EL  FRENTE SINDICAL PARA EL MODELO NACIONAL Y POPULAR

 

Repudiamos los hechos de violencia sufridos por los docentes de Chubut que se manifestaban pacíficamente sobre la ruta 26, por una causa más que justa que es el cobro de sus salarios en tiempo y forma. Básicamente, peleando por sus derechos.
Solicitamos urgentemente a las autoridades provinciales el esclarecimiento del hecho y que la Justicia intervenga para dar con los responsables, que sabemos no eran trabajadores, sino que eran matones de turno de algún funcionario provincial.
Nuestra provincia atraviesa una gravísima situación política, social y laboral, sumado a las nefastas políticas del gobierno nacional que no colaboran en la resolución de estos problemas.
En otro momento de la historia también se les pegó a los docentes. Hacemos nuestro el pensamiento de un actor y humorista, Mex Urtizberea.
Lo sabe un chico de cuatro años, de salita celeste, que ni siquiera sabe hablar correctamente.
Lo sabe un chico de seis años, que ni siquiera sabe escribir.
Lo sabe un chico de doce años, que desconoce todas las materias que le deparará el secundario.
Lo sabe un adolescente de diecisiete años, aunque sea la edad de las confusiones, la edad en la que nada se sabe con certeza.
Lo saben sus padres.
Lo saben sus abuelos.
Lo sabe el tutor o encargado.
Lo saben los que no tienen estudios completos.
Lo sabe el repetidor.
Lo sabe el de mala conducta.
Lo sabe el que falta siempre.
Lo sabe el rateado.
Lo sabe el bochado.
Lo sabe hasta un analfabeto.
No se le pega a un maestro.
No se le puede pegar a un maestro.
A los maestros no se les pega.
Lo sabe un chico de cuatro años, de seis, de doce, de diecisiete, lo saben los repetidores, los de mala conducta, los analfabetos, los bochados, sus padres, sus abuelos, cualquiera lo sabe, pero no lo saben algunos gobernadores.
Son unos burros.
No saben lo más primario.
Lo que saben es matar a un maestro.
Lo que saben es tirarles granadas de gas lacrimógeno.
Pero no se le puede pegar a un maestro.
No se le pega a un maestro.
A los maestros no se les pega.
Y no lo saben porque son unos burros.
Y si no lo saben que lo aprendan.
Y si les cuesta aprenderlo que lo aprendan igual.
Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.
Que se vuelvan a sus casas y escriban mil veces en sus cuadernos lo que todo el mundo sabe menos ellos, que lo repitan como loros hasta que se les grabe, se les fije en la cabeza, lo reciten de memoria y no se lo olviden por el resto de su vida; ellos y los que los sucedan, ellos y los demás gobernadores, los de ahora, los del año próximo y los sucesores de los sucesores, que aprendan lo que saben los chicos de cuatro años, de seis, de doce, los adolescentes de diecisiete, los rateados, los bochados, los analfabetos, los repetidores, los padres, los abuelos, los tutores o encargados,

 

Antonio Osorio
Sec Gral SOEME y ZO
Sec Gral CGT

Volver