"LOS HERMANOS SEAN UNIDOS…"

No es una retórica hacia las estrofas de nuestro Martin Fierro, pero si vigente como nunca y cada uno de nosotros sabe que la pelea entre hermanos sirve para una sola cosa: para propiciar el caos ante una sociedad consternada, paralizada e incapaz de resolver en medio del caos una solución pacífica y no traumática para todos nosotros.

 


Ninguno con mayor o menor razón puede erigirse como dueño de la verdad, la verdad absoluta la tiene Dios. No ha llegado El Mesías, encarnado en el Señor Gobernador, en un sindicalista o en grupos interesados en sembrar el caos, la destrucción, el dolor y la violencia con fines inconfesables y de muy dudosa legitimidad. Este estado de cosas ha llevado a tener a una de las Provincias más ricas del país a un presente paupérrimo y un futuro a todas luces incierto.
Las palabras de nuestro Gobernador no hacen más que exacerbar los ánimos al tratar de demostrar lo indemostrable y no aportar nada a la solución de esta crisis terminal en nuestra Provincia. Los hechos lo demostraron pocas horas después con la escalada de violencia que se sucedió en varios puntos de la provincia con su epicentro en la Ciudad de Comodoro Rivadavia, con una violencia inusitada, en horas de la madrugada entre distintos manifestantes donde aquellos que no gozan de la ostentosidad de poderosas camionetas sucumbieron ante el temor de ser arrollados por esos argentinos que también pretenden defender sus puestos de trabajo, sus salarios y que No les mientan más, pero equivocaron las formas, el método y de responsables.
No puede convertirse la Provincia de Chubut en el caldo de cultivo de una pelea fratricida entre hermanos, alimentadas por intereses foráneos que avanzan día tras día con prisa y sin pausas, hacia la destrucción de nuestra sociedad, ante la pasividad de un gobierno provincial, que no sabe, no puede, o no quiere resolver esta crisis que nos angustia y nos agobia, casi como una realidad Kafkiana. Un Gobierno Nacional; en franca retirada, que abandonó a su suerte a las provincias, dejando tras de sí sumida en la desesperación a millones de argentinos que ya no buscan superar una crisis más, sino como llevarle el pan y la leche diaria a sus hijos. No queremos que "nos devoren los de afuera", tampoco queremos Policías ni Gendarmes en las calles custodiando o reprimiendo a un hermano, un padre, o un hijo. Queremos que nos cuiden, es importante saber si una Jueza Federal ordeno replegar las fuerzas, es importante saber si a las fuerzas provinciales se les ordeno pasividad ante los desmanes, la violencia que se dio entre las rutas 3 y 26.
Pero muchos más importante aún es saber que de esa insana refriega salieron gravemente lesionadas mujeres que también reclamaban por sus derechos, hombres y mujeres, hermanos todos en una violencia sin razón. Repudiamos con toda nuestra energía posible los actos casi de barbarie que se sucedieron en Comodoro Rivadavia, nos sumamos a todos y cada uno de los actos en apoyo de todas nuestras Docentes y a quienes se habían sumado pacíficamente en apoyo de los reclamos que eran para todos no solo para un sector. A nuestros Gobernantes y funcionarios que promuevan un efectivo llamado al dialogo a todos los sectores políticos, del trabajo y la industria para de una vez por todas encauzar a una provincia que hoy está virtualmente paralizada, sin poder esperar ningún tipo de ayuda del Gobierno Nacional, dependiendo de nosotros para enfrentar esta crisis y salir de ella. Sin violencia sin heridos y sin caos. Sr Gobernador: es imposible ayudarlo si no se deja ayudar, una de nuestras verdades, la número 20 dice: "en esta tierra lo mejor que tenemos es el pueblo", a ese pueblo nos debemos todos nosotros, pero también se debe USTED.
Cro. Néstor Ricardo Mutio PRESIDENTE
Y MESA DE CONDUCCION PARTIDO JUSTICIALISTA CHUBUT

Volver