DÍA NACIONAL DE LA CONSERVACIÓN DEL SUELO

 

En en memoria del Dr. Hugh Hammond Bennet, investigador estadounidense que trabajó constantemente en busca de la preservación de la integridad del suelo, el cual influye directamente en la capacidad productiva de los mismos. La productividad del suelo es vital para la producción agropecuaria como fuente de alimentos para toda la humanidad .

A continuación queremos compartirte unos textuales que pueden servirte en caso de que estés por realizar una nota sobre el tema. Son del Ingeniero Alejandro Sturniolo, Directivo de ALADYR (Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua) y Vicepresidente de IDA (Asociación Internacional de Desalinización).

“Según datos recientes de la ONU, la agricultura representa el 70% del uso de agua a nivel mundial. Por el crecimiento poblacional que viene dándose, se prevé que será necesario duplicar la cantidad de alimentos a escala global para el año 2050. En este entorno, el uso de los mal llamados fuentes de agua no-convencionales, es decir, la potabilización de agua de mar y la reutilización de efluentes tratados (que deberían ser una fuente convencional), va a ser imprescindible para cubrir estas necesidades crecientes. Productor de alimentos a gran escala, Argentina es un país con una responsabilidad enorme en este sentido.”
“El consumo de agua mundial promedio se reparte entre un 80% la agricultura, 10% la industria y finalmente 10% para el consumo humano. Depender de la lluvia para resolver nuestros problemas de falta de agua era una solución de principios de siglo que aún se mantiene. Las ventajas del uso de la reutilización son evidentes; se incrementa la disponibilidad de agua, se reduce el efecto negativo de las descargas de agua residual y se disminuye la presión sobre las fuentes de agua superficial y subterránea.”
“América del Sur es rica en recursos hídricos, de los cuales gran parte exportamos como “agua virtual”, término que representa la cantidad de agua utilizada de modo directo e indirecto para la realización de un bien, producto o servicio. Producir 1 kilo de tomate precisa unos 15 litros, un kilo de trigo unos 1.500 l y para solo un kilo de carne de vaca es necesario gastar 15.000 l de agua (FAO). Argentina y Brasil exportan miles de millones de litros de agua virtual cada año a través de los cultivos y el comercio. Aun así, tenemos grandes problemas asociados al acceso limitado a este recurso”.
“Desde hace más de 40 años existen tecnologías que permiten producir agua potable a partir de agua de mar y efluentes de todo tipo. En los últimos 15 años estas tecnologías han evolucionado tanto, que hoy se pueden potabilizar 1.000 litros de agua a partir de estas fuentes no convencionales. Si convirtiéramos nuestros efluentes en agua de riego o consumo animal en vez de continuar contaminando nuestras fuentes de agua potable estaríamos solucionando tres problemas al mismo tiempo, sequía, la falta de agua potable, y contaminación”.
“La reducción de las aguas subterráneas, en particular debido al regadío en la agricultura pero también al uso industrial y el desarrollo urbano, es una de las mayores amenazas para los recursos hídricos. Contra ello, el Parlamento Europeo dio su aprobación una nueva normativa que amplía los usos de aguas regeneradas a partir de efluentes. Una de las sequías más severas tuvo lugar en 2003, afectando a más de 100 millones de personas y a casi un tercio de la superficie de la Unión Europea. Estados Unidos, Singapur o Israel son claros ejemplos en los que la reutilización de agua forma parte integral de sus recursos hídricos. La reutilización del agua ha adquirido un gran desarrollo y amplia aceptación para usos no potables desde la década de los 80, y a medida que avance la educación así lo sucederá también para usos potables, como en algunos países ya existe. Vale destacar, al contrario de lo que podría sospecharse, que gracias a la tecnología de tratamiento de agua, un agua regenerada logra obtener una calidad superior al agua que consumimos hoy como potable”.

 

Volver