SE REALIZÓ EL SEGUNDO CONVERSATORIO “DE ESI SE HABLA” DONDE LOS ADOLESCENTES TOMAN LA PALABRA


Es una actividad realizada en forma conjunta por el Ministerio de Educación y el Ministerio de la Defensa Pública; se propicia darle voz a los jóvenes para escuchar sus demandas y lograr que la ESI sea tema habitual en todos los niveles de la enseñanza.


El Ministerio de Educación del Chubut junto con el Ministerio de la Defensa Pública realizaron el segundo conversatorio “De ESI se habla”, donde estudiantes secundarios volvieron a tomar la palabra para ser escuchados y expresar sus demandas y pedidos vinculados con el tratamiento de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas de la provincia.
“Es una iniciativa de la Dirección General de Apoyo a las Trayectorias Escolares, del Programa Parlamento Juvenil y de la Defensa Pública porque entendimos que era necesario brindar un espacio de conversación y escucha atenta de los jóvenes, cuyos pedidos se convierten en un insumo fundamental para que después, desde los organismos, pensemos acciones en pos de garantizar sus derechos”, dijo la ministra de Educación, Florencia Perata.
En los encuentros participan adolescentes de distintas regiones de la provincia ya que la participación es libre para quienes deseen tomar la palabra y opinar sobre cuáles son los cambios que considera necesarios deben aplicarse para que la educación sexual integral tenga vigencia plena.
“Es altamente gratificante escuchar la claridad que tienen al opinar sobre lo que ven que falta para que verdaderamente se cumpla el derecho de recibir ESI en las escuelas”, consideró Juliana Mairal, directora general de la Orientación y Apoyo a las Trayectorias Educativas.


Recuperar opiniones
En el inicio de este segundo conversatorio, María Quiroga, coordinadora del programa de ESI del Ministerio de Educación del Chubut, junto con Alexia López y Alejandra Jones, del Ministerio de la Defensa Pública, repasaron junto con los adolescentes las conclusiones del primer conversatorio que giró en torno a cómo se aplica la Ley de Educación Sexual Integral, sancionada en 2006 por el Congreso de la Nación.
“Tenemos muy en cuenta sus voces porque como adultos con responsabilidad en los distintos organismos en los que nos desempeñamos asumimos el compromiso para hacer lugar a estas demandas, intereses y pedidos. Sus voces nos ayudan a pensar lo que vamos haciendo en pos de garantizar sus derechos”, señaló Quiroga.
En tal sentido, sostuvo que los adolescentes “tienen clarísimo que la ESI es un derecho que deben recibir en las escuelas a las que asisten; piden que alcance a todas las materias y que no sea tratado como un taller, en un año en particular, por una sola profesora o profesor sino que tiene que trabajarse todos los días en todas las escuelas y en todos los niveles educativos”.
Además, pidieron que los adultos pierdan el miedo y se animen a hablar de sexualidad y que incluyan la perspectiva de género para generar comprensiones más amplias y transformaciones en las relaciones sociales.
“Estos conversatorios nos dejan muchos desafíos por delante a partir de escuchar lo que tienen para decir. Uno de esos desafíos es generar consensos y acuerdos con las familias y las instituciones educativas porque, a veces, la ESI tiene mala prensa, mala fama porque el desconocimiento hace creer que la educación sexual integral puede estimular el inicio de las relaciones sexuales o se cree que va a transmitir una ideología; entonces es necesario trabajar con toda la comunidad y poder desarmar esos mitos y garantizar de manera conjunta el derecho que los adolescentes tienen de recibir ESI en sus escuelas”, destacó Quiroga.


Violencia de género
El segundo conversatorio tuvo como tópico la violencia de género y la actividad consistió en poner en debate distintas afirmaciones y desarmar distintos mitos para construir una idea válida a partir de la voz de todos los participantes. El primer mito estuvo vinculado con que “Los abusos no ocurren dentro de las familias”, y los adolescentes dieron su opinión.
“Hay también abuso verbal de parte de los adultos como desmerecer lo que hacen los hijos. Hay muchos padres que no valoran las cosas que hacen bien sus hijos y los insultan y eso es también violencia”, dijo Juana, una de las participantes.
Por su parte, Milena sostuvo que “ya con solo desvalorizar o desmerecer la palabra, los actos, las acciones, eso es ejercer violencia porque hacen sentir a los hijos como culpables de todo. Y a partir de eso siguen los insultos, el maltrato, el abuso”, opinó como otros varios pares que valoran estos encuentros para hacerse oír.
“La actividad consistió en desmitificar afirmaciones que escuchamos con frecuencia y brindarles información sobre a dónde pueden recurrir en caso de vivir cualquier situación de violencia, en todas sus formas, que son muchas. Estamos muy gratificados por el interés que demuestran y por eso realizaremos un tercer encuentro antes de fin de año”, dijo Alejandra Jones y mencionó a las Comisarías de la mujer, Defensa Pública (www.defensachubut.gov.ar) , Ministerio de Salud (saludsexual.chubut@gmail.com) y Equipos de Orientación y Apoyo del Ministerio de Educación (esi.ed.chubut@gmail.com).

 

Volver